domingo, 12 de agosto de 2018

Amanda Téllez una mujer de 100


Es creadora del primer parque canino en Sonora

Silvia Núñez Esquer 

Hermosillo, Sonora, 12 de agosto 2018.- Amanda Téllez Santos es una mujer visionaria, cuando se lo propuso, diseñó el proyecto del primer parque para perros de Sonora. 

Ella sostiene que los parques para perros son necesarios pues aportan condiciones para la socialización segura entre los mismos canes, y sus familias humanas.

Pero no solo eso, estos centros para perros fortalecen la cohesión social si se ubican en diversas colonias de la ciudad, pues esto atrae  no solo a vecinos colindantes con el parque, sino a otros que viven cerca, incluso de colonias con ubicaciones próximas.

Sin embargo, para ella es importante que el parque esté en manos y bajo custodia de personas que viven cerca de él, pues es la mejor manera de sentirlo suyo, utilizarlo y crearse una rutina para mantenerlo en buen estado, y sobre todo limpio para conservar el ambiente sano.

Esta amante de los animales y su perrita Bodega nos abrieron las puertas del parque para perros ubicado a unas casas de la suya, y también la de su hogar.

Amanda nos contó que fue postulada en la segunda generación del grupo de mujeres que irían al Washington Center a recibir capacitación en diversos temas.

El certamen organizado por la Secretaría de Educación y Cultura, escoge a mujeres que han aportado en forma sobresaliente alguna tarea de beneficio para otras mujeres y para la sociedad. 

Amanda destacó de inmediato con su proyecto sui géneris y por la aceptación que entre vecinos, usuarios y personas externas tenía su labor de creación y mantenimiento del parque para perros.

Es por ello que el jurado la eligió  para formar parte de las “Mujeres de 100”, generación 2017. En esa, como en la anterior generación, fueron revisados cientos de proyectos de mujeres que han destacado en algún tema. 

Amanda Téllez convenció, a pesar de que concursaban otras mujeres que también incursionan en el impulso de la cultura de protección a los animales, pero es ella la líder en la gestión de los parques caninos.

Su viaje y aprendizaje lo evalúa como muy significativo en su vida, y lamenta que ya no se haya continuado con el evento pues era la forma en que la sociedad se entera de cuántas mujeres están haciendo una labor de beneficio a la comunidad y son visionarias en algunas temáticas.

El parque para perros, es una extensión de la vida de Amanda quien se dedica a labores de casa y familiares. La administración y mantenimiento del parque es una de las ocupaciones más importantes en su cotidianidad.

Ha incorporado detalles que dan un plus al parque, como bodega para artículos de limpieza, gel antibacterial y bolsas extra para heces.

Otras ideas que ha concretado en el parque para perros son lugares seguros en los muros donde se puede acceder a un botiquín de primeros auxilios, pequeños nichos para colocar los teléfonos celulares mientras se hace el manejo de perros, y evite que los golpeen y estos caigan al piso.

Por si fuera poco y reforzando la idea de que los perros, igual que otros animales de compañía, son parte de la familia, ha propiciado los festejos de cumpleaños.

Para ello cuenta con un poste de piñatas, en donde al igual que los locales para fiesta, los humanos pueden pegar a la piñata en el cumpleaños de su perro, mientras le corean las mañanitas otros usuarios, acompañados de sus mascotas que lucen gorros de fiesta y disfraces.

Una lona en el cerco periférico da cuenta de muchos perros que han asistido y han utilizado ese parque como lugar de recreación y que sus familiares humanos envían la foto para que forme parte de ese collage de visitantes, con su respectivo nombre que les identifica.

Además de hacerse cargo del parque para perros Amanda administra la página de Facebook en la que comparte las actividades del mismo.

www.facebook.com/parqueparaperroshmo, es la cuenta con la que dan a conocer eventos, servicios, horarios, fotografías y videos de los visitantes distinguidos -los perros-, en el que cuando los vemos dentro parecería que es el paraíso por el nivel de felicidad que les propicia.

“Véanla, se van a divertir”, es la recomendación que nos hizo varias veces Amanda. Y tiene razón, ahí los perros son los protagonistas. 

Es una página que crea comunidad, armonía, y sobre todo, amor por los perros. Socializa las piñatas, albercadas, y las celebraciones en las que estos participan como: Haloween, navidad, o el famoso “ladrido de independencia” el 15 de septiembre por la noche. 

Ante esta experiencia de éxito, bien haría el Ayuntamiento de Hermosillo, en tomar el de Amanda Téllez como el modelo a seguir para los futuros parques caninos que se apoyarán. 

La participación ciudadana es una herramienta que avanza cada día más, para trascender la tradicional participación social asistencialista, hacia una participación activa en donde las y los beneficiarios también proponen, disponen, y mantienen. 

Su ruta fue investigar en otras ciudades, ella se lo imaginó, lo proyectó, buscó los recursos, y fue apoyada por sus vecinas y vecinos, quienes vieron con muy buena cara que se habilitara un área abandonada de la colonia, que al darle vida, resta espacios para actividades delictivas. 

La gobernanza es un objetivo de la democracia. El parque canino de Amanda Téllez en la calle Israel González de Hermosillo, es un muy buen ejemplo de ello.


sábado, 11 de agosto de 2018

Amig@s del parque Madero, un ejemplo de participación ciudadana


Cuatro intentos de modificación del único bosque urbano de Hermosillo han podido parar

Silvia Núñez Esquer

Hermosillo, Sonora, 11 de agosto 2018.- Al menos cuatro han sido los proyectos que han puesto en riesgo la integridad del único bosque urbano con el que cuenta Hermosillo.

Cada trienio de los cuatro recientes, ha sido marcado por el intento de instalación de aditamentos ajenos al parque, o disección del mismo, e incluso inundación de una parte del parque Madero, con fines recreativo-empresariales.

El más remoto que a esta generación le ha tocado defender sucedió en el trienio de la presidenta municipal María Dolores Del Río (2003-2006). 

Se trataba de la instalación de puestos para venta, consistentes en hileras de espacios delimitados por malla  de alambre, que la gente pronto los bautizó como “gallineros”.  La alcaldesa recapacitó y retiró la iniciativa en una muestra de apertura hacia las reflexiones y peticiones ciudadanas.

Después vino la construcción de un lago artificial que formaba parte de un proyecto integral del presidente municipal Javier Gándara Magaña (2009-2012). El plan era dotar de identidad visual a la ciudad colocando las letras hmo (clave aeroportuaria) en diversos puntos que a su vez serían modificados de acuerdo al proyecto, entre ellos el parque Madero.

Ahí estuvieron los Amig@s del parque Madero para hacer llegar sus reflexiones y observaciones, que aunadas a la de los investigadores de El Colegio de Sonora, y de los vecinos organizados que veían en el lago una oportunidad para diseminar la plaga del dengue, lograron pararla. 

No así el derrumbe de la fuente histórica, que fue sustituida por otra, para ejercer el presupuesto.
Finalmente el área del lago se convirtió en lo que se denominó parque hundido.

Tampoco pudieron lograr que se suspendiera el proyecto de instalación del cerco perimetral de 1606 metros lineales que existe hasta hoy, pues se trataba de ejercer el dinero a como diera lugar, sin importar las modificaciones sustanciales del parque, a pesar de las carencias para las que no se destinan recursos.

El tercer intento de modificación fue en el trienio de Alejandro López Caballero (2012-2015), en el que de repente, se anunció a pregunta expresa de los Amig@d del parque Madero, que se construiría un teatro justo en el pasto que funge como espacio para los espectadores de los eventos artísticos que se presentan en la concha acústica. 

El proyecto amenazaba con irrumpir el paisaje con una mole de cemento en donde había pasto, y árboles, por lo que después de varias reuniones entre los funcionarios responsables y los Amig@s del Parque Madero, -que ahí fue donde se autonombraron así- culminó en la reubicación del mismo a la colonia Puerta Real. 

Se aprovechó el recurso etiquetado, tal como se comprometió el alcalde López Caballero, en diálogo con las y los ciudadanos, en el propio lugar donde se pretendía construir el teatro. 

Y así  han estado los Amig@s del parque Madero, como usuarios y como vigilantes del área verde, para percatarse cuando algo no anda bien, al iniciar mediciones y/o excavaciones.

Además en algunos casos, también la tala inmoderada de árboles para la modificación, como fue el caso de la fallida fabricación de un lago artificial. 

Algunos de ellos y ellas participaron en la defensa del Parque de Villa de Seris, cuyo régimen jurídico, permitió que estuviera en manos de los ejidatarios la anuencia para su venta.

Rematado a un precio menor del valor real por su ubicación, el penúltimo bosque urbano de Hermosillo fue devastado para construir un malogrado conjunto cultural que nadie pidió, y que solo vino a sustituir un área arbolada, tan recomendada por el acelerado cambio climático, por construcciones de cemento que ayudan a subir más la intensa temperatura en la ciudad.

No solo eso, el codiciado territorio, por el valor comercial actual, dio paso a la tala de árboles en una planicie en donde se instaló un casino y un centro comercial, en una sociedad que cada vez  con preocupación advierte una nueva adicción que es la ludopatía, estimulada por las autoridades al otorgar cada día más permisos.

De hecho podemos afirmar que Hermosillo pasó de ser la ciudad de los naranjos, a la ciudad de los casinos, pues hay varios en cada punto cardinal de la ciudad. Si no existía la adicción por el juego, hoy día por el número de usuarias y usuarios, podemos percatarnos de que sí.

Los después llamados Amig@s del parque Madero no pudieron lograr suspender el derribamiento del parque de Villa de Seris ubicado frente a la Casa de la cultura de Hermosillo, pues los intereses económicos superaban la conciencia de que cada árbol menos, abona a un inminente grado más a la temperatura.

Es por ello, que defender el ahora único bosque urbano cobra vital importancia para estos vigías del lugar que forma parte del patrimonio cultural inmaterial de los hermosillenses.

El intento más reciente de modificación, fue cuando se dio a conocer que el día 30 de julio pasado, se iniciaría la construcción de un parque canino en 2500 metros del parque Madero.

De nueva cuenta, los Amig@s del parque Madero, que visitan a diario el mismo por ser usuarios frecuentes, advirtieron del intento de intervención. 

En un nuevo ejercicio de participación ciudadana, acudieron a las autoridades correspondientes para solicitar información oficial, en este caso sobre el proyecto ejecutivo, el proyecto operativo, el plano de construcción y el reglamento de uso, como documentos básicos.

Solicitaron reuniones con funcionarios competentes, logrando la realización de algunas de éstas.
Descubrieron que la solicitud había sido hecha hace dos años, que se concedió su realización a petición de una organización ciudadana, sin que mediara un diagnóstico que concluyera su necesidad.
En el plano, se llama al proyecto “Cerco perimetral”, y da cuenta de cómo se instalaría un cerco que a su vez tendría divisiones internas del área cercada. 

Esto una vez más modificaría la integridad del parque Madero, lo cual no dista mucho de los anteriores proyectos, por lo que resultaba inviable por las afectaciones inminentes.

En su búsqueda de información para intentar establecer la viabilidad de que tan noble proyecto tuviera una salida similar a la del teatro de López Caballero, ahora en el trienio de Manuel Acosta (2015-2018), iniciaron un recorrido por áreas de la ciudad que pudieran acoger la instalación de un parque con esas características.

Y lo que descubrieron es que hay seres extraordinarios que sin proponérselo han dejado huella en la historia por el respeto y protección de los animales. 

Personas que han dado su tiempo, esfuerzo y experiencia al dejar un legado de conocimiento y de espacio físico para esos seres de compañía que tanto aportan al bienestar de las familias como un miembro más.

Hoy día Hermosillo puede decir que tiene un lugar en donde los perros son felices, un sitio en donde como salón de  juegos, pueden correr a sus anchas, brincar obstáculos, escarbar en la tierra pues no hay pasto que les impida hacerlo, y hasta festejar su cumpleaños. 

Ese punto de la ciudad dedicado a los perros, es el parque canino gestionado, diseñado, creado y atendido por Amanda Téllez.

Esta animalista integrante de la Comunidad Animalera Trabajando (COAT), no busca otra cosa que el bienestar de los canes de todo tipo, por lo que se propuso impulsar el primer parque canino de Hermosillo, cuando nadie pensaba en ello. 

Eso se demuestra cuando vemos el fervor que imprime al describir las actividades que realizan para agasajar a los perros con lo que más les gusta: correr, interactuar con sus familias humanas; y el cuidado que pone al mantener el lugar limpio y en las mejores condiciones para ellos. 

A pesar de que el tema de su razón de integrarse como un colectivo es vigilar y cuidar la integridad del parque Madero, los Amig@s del parque Madero, han elevado la vista hacia la necesidad de conquistar nuevos espacios para reverdecerlos.

De igual forma se unen a la causa por el rescate de los espacios que han sido abandonados, vandalizados y olvidados en las colonias de la ciudad, para que sean habilitados como parques para que los animales de compañía puedan disfrutar en cualquier punto de la ciudad y no solo en uno.

Así éstos tendrían un espacio para ellos y sus familias humanas, sin afectar puntos de la ciudad que tienen otros propósitos como el parque Madero, que acoge a familias completas de bajos recursos que pasan el día en sus áreas arboladas, y que resultarían desplazadas, entre otros, al instalar un cerco interno. 

Los Amig@s del Parque Madero preparan varias actividades que ayuden aún más a concienciar sobre la preservación del único pulmón verde de la ciudad. 

Analizar los antecedentes en un foro, impulsar el reglamento de la Ley de protección a los árboles, y que ese bosque urbano se convierta por fin en un área protegida, son algunas de las actividades próximas de los Amig@s del parque Madero.  Congratulémonos por ello. 


lunes, 6 de agosto de 2018

Reta a la justicia


Denuncia a Grupo México, autoridades  no tiene respuesta para ella

Silvia Núñez Esquer

Hermosillo, Sonora, 6 de agosto de 2018.- Hoy 6 de agosto se cumplen cuatro años del derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico en el Río Sonora y Río Bacanuchi, en el Estado de Sonora.

Rosa María O´leary, activista por los derechos humanos ambientales, interpuso la primera denuncia ciudadana por este hecho ante la Procuraduría General de la República (PGR) el 28 de octubre de 2015.

El magno envenenamiento de aguas dulces fue perpetrado por la mina Buenavista del Cobre de Grupo México, quien hasta la fecha no ha sido responsabilizado por autoridades judiciales por los daños ocasionados a las personas y al medio ambiente. 

La única acción visible fue la configuración de un fideicomiso de 2 mil millones de pesos para indemnizar a las y los afectados.

Dicho beneficio consistió en la entrega de 15 mil pesos y un tinaco de marca Rotoplás, instalar plantas potabilizadoras con tecnología para separar los metales pesados, -pues los pozos de los que tomaban agua directamente resultaron afectados- y resarcir las afectaciones en la salud. 

El fideicomiso se extinguió en febrero pasado, sin que se hayan instalado las plantas purificadoras de agua, ni se haya instalado un hospital de alta especialidad en la zona de los pueblos del Río Sonora, y la remediación del río como lo demandaban sus habitantes. Solo el dinero y el tinaco fueron entregados.

Ante la ausencia de respuesta, la denunciante contra la minera Buenavista del Cobre de Grupo México y autoridades que resulten responsables por complicidad ante su negligencia, acudió a dar seguimiento el 16 de agosto de 2017. 

Sin embargo la recibieron con una serie de justificaciones, como son el cambio en el sistema de justicia del tradicional al oral. 

La verdad es que las personas que atendieron su gestión, no estaban enteradas ni conocían la posibilidad de que una ciudadana, una persona en lo individual pudiera denunciar ante esa institución.

Rosa María O´leary atendió la invitación que hizo la PGR para que la ciudadanía aprovechara la modalidad de denuncia ciudadana formal, para lo cual instalaron una mesa de atención, citaron a los medios de comunicación y se dispusieron a recibir las denuncias. Fue O´leary la única persona que se presentó a formalizar una denuncia penal.

En octubre de 2015 argumentaba la tragedia ambiental ocasionada por el derrame de 40 mil metros cúbicos de lixiviados de tóxicos derramados en el cauce de los ríos Bacanuchi y Río Sonora, provenientes de la mina Buena Vista del Cobre, concesionada a Grupo México.

En la denuncia se especifica que dicho envenenamiento afectó a los municipios de Cananea, Bacoachi, Arizpe, Banámichi, Huépac, San Felipe de Jesús, Aconchi, Baviácora, Ures y Hermosillo. Sin embargo, arbitrariamente los municipios de Cananea, Bacoachi y Hermosillo, no se contemplaron oficialmente dentro de los afectados.  

De igual forma se denuncia que tanto Grupo México, como las autoridades involucradas se prestaron a la formación de un fideicomiso de dos mil millones de pesos para resarcir los daños, instalar las plantas tratadoras de agua y el hospital de especialidades para las personas afectadas.

La Secretaría de Economía, La Secretaría de Salud, la Secretaría de Trabajo, Aguas Nacionales, Semarnat, Profepa, autoridades gubernamentales municipales y federales, hacen caso omiso de los daños ocasionados a nuestro pueblo y exigen pruebas costosísimas, que no correspondería a las víctimas asumir, dice el documento.

La denuncia exige que se investigue y se finque las responsabilidades correspondientes pues el fideicomiso no cumplió a cabalidad lo prometido, tanto a la empresa como a las autoridades por omisión o comisión pues no cumplieron con garantizar un ambiente sano. 

La ruta crítica seguida por esta ciudadana, deja mucho qué desear de las autoridades. La seriedad de las herramientas que la PGR y en general el sistema de justicia para que la ciudadanía pueda expresar sus denuncias y éstas tengan eco se ponen en duda, hasta parecería una broma.

Para muestra, están las acciones de seguimiento a las que nos permitió acompañarla. En primer lugar la denuncia ante la PGR se interpuso delante de los medios para que se publicara el mecanismo, y la foto de rigor en cumplimiento del anuncio el 28 de octubre de 2015. 

En dos años, Rosa María O´leary no tuvo noticia de su denuncia, hasta que un día le notificaron que ya había resolución de la PGR en el sentido de que no había sanción. Nada decían de las razones de ésta, por lo que decidió apersonarse y dar seguimiento el 16 de agosto de 2017. 

Con sorpresa, el personal le comentó que no sabían de ese mecanismo de denuncia. Como un favor llamaron a las oficinas de la CDMX para indagar, y les respondieron que ahí estaba el expediente y que dados los cambios en el sistema penal, estaba en trámite. 

Posteriormente al acudir a dar seguimiento, la atendió otro personal mismo que también indagó en la Ciudad de México, vía telefónica, y la respuesta es que había “un relajo” porque después del sismo de 19 de septiembre de 2017, habían tenido que cambiarse de lugar, y tendrían qué ubicarlo.

Sin embargo, le recomendaron que fuera a defensoría de oficio de la PGR para que le ayudaran a responder jurídicamente, pero no estaban seguros del edificio en el que se encuentra. 

Después de ubicarlo geográficamente con un recorrido de varias oficinas, en diversos domicilios, le respondieron que ahí no era la instancia adecuada. 

Le recomendaron ir a la delegación Sonora de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) para que le orientaran, pues por el caso tal vez tenía calidad de víctima.

En mayo de 2018 acudió a la CEAV en donde tampoco tenían claro si podían apoyarla. No obstante, le asistieron jurídicamente para interponer un recurso, mismo que ya fue contestado negando su calidad de víctima, por lo que no procedía tal recurso.

Finalmente el 2 de agosto de 2018, acudió a los juzgados federales a interponer un amparo, todo ello con la respectiva inversión de tiempo y dinero personales. 

Esa es la ruta que las y los ciudadanos deben seguir, mientras a cuatro años del derrame de tóxicos en el río Sonora, por la mina Buenavista de Grupo México, ha tenido como respuesta la absolución, y la premiación con más concesiones mineras.

Pero ahí está Rosa María O´leary para dar seguimiento a su denuncia penal ciudadana. Ahí con su andar lento, pero seguro, para intentar obligar a las autoridades mexicanas a cumplir con sus obligaciones. Y si no, esperarles en los tribunales internacionales.

Seguimiento a la denuncia

 La ruta ciudadana:

Entrega de denuncia 28 de octubre 2015 (Foto: La silla rota)

Seguimiento en PGR 16 de agosto 2017


Defensoría pública de PGR 23 de mayo 2018

CEAV 25 de mayo 2018


Recurso de inconformidad 25 de mayo 2018


Amparo 2 de agosto 2018